Seleccionar página

¿Proceso de Coaching?

Una Visión Global

En mi opinión, aún hay muchísima gente que desconoce como funciona un Proceso de Coaching, además de lo que puede obtener al contratar un Coach para entrenarse en algún aspecto de su vida. Y creo que es una pena, porque yo lo encuentro muy enriquecedor. Como a estas alturas ya debes saber que yo soy Coach Profesional, quiero aclararte que no me estoy refiriendo a mis Asesorías, sino a los Procesos que yo he decidido tomar para continuar con mi aprendizaje y entrenamiento. He tenido y contratado a varios Coaches, he probado sus técnicas, principios y estilos, y si bien no todo lo que vi me ha gustado, sí tengo que reconocer que en todos los casos he aprendido grandes lecciones.

 

 

Y en este artículo, quiero ofrecerte algunos lineamientos para que los tengas en cuenta a la hora de pensar en contratar un Coach. Básicamente, me refiero a lo que puedes esperar al invertir en una asesoría de este tipo. Una primera complicación que puedes encontrar, es la enorme cantidad de variantes que existen en el mercado y que eventualmente, pueden haber llegado a tu correo en forma de una promoción. De entrada, podemos agrupar seis grandes enfoques para esta disciplina:

  • Coaching;
  • Coaching con PNL
  • Coaching Ontológico;
  • Coaching Personal;
  • Coaching Ejecutivo y;
  • Coaching Empresarial.

Es decir que si dependiera de ti (que no eres experto en esta disciplina), y tuvieras que elegir la que mejor se adapte a tus necesidades, creo que tienes un problema. Sucede lo mismo para aquellas personas que quieren capacitarse en esta disciplina y no saben por cuál empezar. Así que echaremos un vistazo a cada una de ellas.

A la lista que escribí más arriba, vamos a dividirla en dos partes, agrupando los primeros tres términos y los últimos tres.

Tipos de Coaching

Coaching, Coaching con PNL y Coaching Ontológico. Hay más, pero para un comienzo, está más que bien. Necesitamos partir de la base para comprender la esencia del Coaching en primer término, y luego será más fácil interpretar los diferentes matices en las propuestas que existen diseminadas por el mundo.

Existen dos vertientes de las que se desprende la palabra “Coaching”. A la primera de ellas la encontramos en el mundo del deporte, y sobre todo, el deporte de alto rendimiento. Todos los deportistas de élite tienen un Coach, un entrenador que los asiste todo el tiempo procurando la mejora continua y permanente del tenista, futbolista o boxeador, por ejemplo. Sus objetivos son mejorar el rendimiento físico y mental, además de la destreza y precisión de los movimientos. En estos casos, es muy frecuente que el Coach cuente con equipo multidisciplinario de profesionales para asistirlo en la tarea cotidiana del entrenamiento. Y si prestas atención, los grandes deportistas mantienen a su Coach incluso cuando ya son totalmente exitosos.

En segundo término, la etimología de la palabra Coach contiene una arista en común con la palabra “Coche”, aludiendo al carruaje que era tirado por caballos. En este contexto, el “coche” es el vehículo que te transporta de un lugar a otro y en ese sentido, hace una analogía perfecta cuando hablamos de Coaching. Jorge Bucay y Marcos Aguinis escribieron “El Cochero, un libro en vivo”, utilizando este concepto base.

Primer Grupo

Coaching: en estado puro, esta vertiente se desprende netamente del mundo deportivo. La referencia más importante en este sector es el aporte de Timothy Gallwey en su libro “El Juego interior del Tennis”, a finales de la década de los setenta. Años más tarde, escribió otros libros bajo la misma metodología, pero sobre el golf, el trabajo y el estrés.

Coaching con PNL: en este caso, combinamos técnicas de ambas disciplinas para lograr una propuesta muy poderosa de cambio personal. Es la variante que yo utilizo ampliamente, y la que recomiendo debido a que la conozco en profundidad, ya que llevo muchos años practicándola.

Coaching Ontológico: conozco sus principios básicos y procuro ponerlos en práctica tanto en mi persona como en las asesorías con mis clientes. La idea central de esta propuesta me encanta, y creo que representa un verdadero arte llevarlo a la práctica con cierta dosis de maestría. Aquí, el entrenamiento de la persona se lleva a cabo en el ámbito del “Ser”, a través del trabajo en la corporalidad, las emociones y el lenguaje de la persona.

Segundo Grupo

Aquí mencioné al Coaching Personal, Ejecutivo y Empresarial. A diferencia del primer grupo que hacía referencia a las variantes del Coaching, en este caso hacemos alusión a quiénes va dirigido un Proceso de Coaching.

Coaching Personal: como su nombre lo indica, un “Life Coach” (o Coach de Vida) trabaja con sus clientes para ayudarlos a alcanzar ciertas metas personales que tienen que ver con su salud (por ejemplo bajar de peso), crearse nuevos hábitos, mejorar sus relaciones familiares y personales, también su relación con el dinero, etc.

Coaching Ejecutivo: se trabaja en este ámbito cuando las metas del cliente están totalmente relacionadas al mundo de los negocios, como mejorar el rendimiento en ventas.

Coaching Empresarial: este es un caso especial y se distingue de los demás, ya que la cantidad de técnicas disponibles por parte del Coach, están considerablemente limitadas (si lo comparamos con los casos anteriores). Y vas a entenderlo enseguida cuando te diga por qué. En el caso del Coaching Empresarial, el Coach es el supervisor, gerente o directivo de una empresa y sus “clientes”, son sus propios subordinados. Esta variante representa entonces, al Coaching “incrustado” en las mismas “tripas” de una organización. ¿Y por qué las técnicas están limitadas? Por la sencilla razón de que serían pocos los empleados que le confiarían a sus jefes (por más título de Coach que quiera ostentar), sus problemas personales y sentimientos sobre el trabajo, sus compañeros o sus parejas. ¡Realmente es todo un desafío!

El Coaching Efectivo

¿Qué expectativas puedes formarte al pensar en contratar un Coach? Esta es una pregunta bastante difícil de responder. Lamentablemente, muchas personas se atribuyen el título de Coach Profesional porque tomaron una formación de un par de días y aprendieron alguna que otra técnica. También hay personas que leyeron un libro y ya se promueven como Coaches, ¡pero el galardón se lo llevan aquellos que no hicieron ni lo uno ni lo otro y se venden como Coaches Expertos! Esto es una realidad con la que debemos convivir, lamentablemente. Así que el primer consejo que te dejo, es que preguntes por las credenciales de la persona que te está ofreciendo sus servicios, y también por su experiencia.

La expectativa de mínima que puedes formarte de atravesar un Proceso de Coaching Efectivo, es lograr una mayor comprensión de ti mismo/a. ¿Te suena a poco? Bien, puede ser, pero créeme que alcanzar esta etapa puede traducirse en muchos años de “ahorro” en tu vida (si me permites el término). Comprender tus miedos y tus fortalezas fomentará tu carácter y madurez emocional, y solamente con esto lograrás cambios trascendentales en los años siguientes de haber invertido en un Proceso de Coaching.

En el siguiente nivel de expectativas, podría mencionar que al atravesar este proceso, has logrado cambios de conducta importantes, como un nuevo hábito. Por ejemplo, podría ser que dejaste de ser impuntual en tus compromisos, o algo por el estilo.

Por último, y sería la expectativa de máxima, has alcanzado tu meta personal y/o profesional durante el mismo Proceso de Coaching o inmediatamente después. Sería lo más parecido al director técnico de un equipo cuando gana el primer lugar del campeonato.

Si este artículo es de tu interés y te ha gustado, suscríbete a la lista para que los nuevos lleguen a tu correo electrónico.

 

Federico S. Luque

 

Website Security Test