Seleccionar página

¡Feliz Año, Valiente!

En esta oportunidad, quise reservar mis mejores cartas y enfocarme en este año que comienza, así que no publiqué nada sobre rituales, que es lo que hago en el último mes, desde hace muchos años.

Agradezco haber tenido un año muy intenso en aprendizajes y logros ya que mi “nuevo hijo de papel (en digital, por ahora)”, me ha exigido muchíismo en términos de disciplina y creatividad y está comenzando a darme las primeras satisfacciones también.

También estoy muy emocionado porque las publicaciones que vienen en las próximas semanas te encantarán. Llevo muchos meses trabajando en mi Calendario Editorial y no veo las horas de darle forma, ponerle palabras y que cobre vida.

Y ahora, a lo que vamos.

 

Enero, el mejor “Parteaguas”

En los últimos años, es probable que hayas probado de ponerte una meta, de escribir esa meta, visualizar esa meta y quizás, asegurarte de que fuera lo suficientemente grande para que sea motivadora y desafiante.

Pero nunca te funcionó. Al menos no del todo. ¿Sabes qué? No eres el/la únic@.

Y eso no funciona porque esa no es la mejor forma de encarar tu mejor año.

Nop. Lejos está de serlo.

En los próximos días te estaré presentando la Hoja de Ruta

“Mi Trabajo no me gusta y no lo puedo dejar. ¿Qué hago?”

 

…y lo que te contaré en este post forma parte de ese trabajo.

Ahora bien, elegí este momento para presentarte la hoja de ruta y este artículo porque la fecha representa -simbólicamente hablando- un parteaguas para todos.

Un nuevo año viene acompañado de nuevos y renovados anhelos de que los siguientes doce meses, serán mejores que los últimos doce meses. O al menos iguales, si es que te fue más o menos bien en el 2018.

La próxima semana te estaré entregando la hoja de Ruta completa, pero ahora quiero entrar de lleno en materia.

 

La Clave para Tener el Mejor Año de tu Vida

La clave para que tengas el mejor año de tu vida, es algo simple pero que normalmente, nadie lo hace y menos en esta época del año. En sí mismo, hacer algo que nunca has hecho antes es de por sí interesante, porque si el año pasado te propusiste hacer o lograr “x” cosas y el resultado es el que conozco o presupongo, ahora harás algo diferente.

¿De qué se trata, entonces?

De un “CLEAR”, ni más ni menos.

 

CLEAR: qué es, para qué sirve y su importancia

En español significa “Limpieza”, pero no me refiero a que necesitas bañarte más seguido o limpiar tu casa con mayor frecuencia. Creo que a eso ya lo haces (espero).

Hacer un “Clear” en este contexto, significa limpiar (y mantener limpio) tu mente y tus emociones. 

Yep. 

Es necesario limpiarlas, porque creas o no, también se ensucian. Y lo hacen de muchas maneras, por ejemplo con algunas creencias.

Veamos un ejemplo. 

Supongamos que cuando tenías 14 años tu mamá te dijo:

“No confíes en alguien que no conoces”.

 

Y tú, que creías en todo lo que tu mamá te decía, tomaste ese criterio como válido y con el tiempo, se transformó en una creencia. 

Sin embargo hoy, con 40 o 50 años de edad, si esa creencia sigue operando en tu vída no haría más que aislarte de los demás y te haría una persona hermética, cuasi hermitaña. ¿Me explico? 

Como en este ejemplo, existen muchísimas creencias inconscientes y sentimientos que en algún momento de nuestra vida tuvieron una justificación y razón de ser, pero que hoy no nos sirven para nada.

O mejor dicho ¡claro que sirven! Sirven para tener una vida de miseria en vez de abundancia, vida en soledad en vez de social, y así en la esfera que se te ocurra. 

Si bien no lo puedo asegurar, me atrevo a afirmar perfectamente que el área de tu vida que tienes atorada es porque existe mucha basura del pasado que molesta y difuculta tu existencia (vaya…, tu “día a día” para que me entiendas). 

Ahora que sabes la importancia del Clear y sus consecuencias, quiero mostrarte una serie de acciones y actitudes que suelen “ensuciar” nuestra visión del mundo. 

 

Acciones y actitudes que nos “ensucian”

Más que ensuciarte, diría “que te mantienen suci@”. La lista que sigue es a modo de ejemplo, y estoy seguro que deben ser muchas más. Si se te ocurre alguna, te invito a que la compartas en los comentarios. 

Compararte con los demás

No importa cuánto te esfuerces ni cuántos logros alcances en tu vida. Siempre encontrarás a alguien que haya sido más brillante que tú. Esto te sucede porque alguna vez tu mamá te dijo algo como esto: “Ojalá fueras tan ordenado como tu prim@”. 

Pero si estás pensando.. “ahh, ¡ya entiendo! Soy así por culpa de mi mamá”, lee el siguiente punto, por favor. 

Encontrar culpables de tus desgracias

Vaya…, cuanto lamento de que te durara muy poco la satisfacción de encontrar un culpable a todos tus males. Ojo, no estoy diciendo que no tengas razón en tu argumento, eh. No. Puede que te hayan herido en el pasado y tu, por tu edad o por las circunstancias, hayas sido una víctima de todo eso.

Sólo subrayo el hecho de que es peligroso para ti bienestar, extender eso a otras áreas de la vida. Porque habrás perdido el trabajo por culpa de tu jefe, te habrás separado por culpa de tu espos@, no prosperarás por culpa del alto costo de vida…, y así será tu vida. Quejándote de todo sin poder hacer nada. 

Enfocarte en tus problemas

Creo que está fácil ¿verdad? Tu enfoque debe estar en las soluciones evitando ignorar los problemas que se te presentan. Una cosa es indendiente de la otra. 

Si te pasas la vida enfocado a tus problemas…, vaya. No quiero imaginarme cómo sería tu vida. ¿Conoces a alguien así? 

Desconfiar de la gente en general

Un poco más arriba utilicé un ejemplo parecido a este. Aquí podría profundizar un poco más, y mencionar que “Desconfiar de la gente en general”, también puede significar que crees que los demás quieren hacerte daño de alguna manera, así que te pasas la vida cuidándote de todo y de todos. 

Esta actitud no es otra cosa que una extensión de un gran EGO: quien lo padece se siente superior a los demás y piensa, cree y siente que los otros desaen lo que él/ella es, hace o tiene.  

Ser demasiado alarmista

Para serte honesto, no puedo dejar de pensar en una persona que conozco al momento de escribir esto. El calentamiento global, la corrupción en el gobierno y los crímenes y asesinatos suelen ser su tema de conversación preferidos. 

No estoy diciendo que haya que ser lo “opuesto a alarmista” (dejar el auto con las llaves puestas y así), Sólo toma tus precauciones y procura disfrutar de la vida. Y si algo te parece que está mal en el mundo, sería mejor que trataras de hacer algo al respecto además de quejarte.  

Mantenerte aislado.

Por mi trabajo de escritor y “blogger”, yo suelo caer muy seguido en esta rutina y termino “ensuciándome”. Y como disfruto mucho lo que hago, si no me obligara a salir o convivir con otros mortales, podría pasarme más de una semana sin aislado del mundo. 

Como ya lo sé, nada más tomo las medidas necesarias y procuro mantener contacto de alguna forma con la gente que quiero y más estimo. 

 

Acciones y actitudes que nos limpian

Llegamos a la sustancia del artículo. Creo que ya has pillado la esencia de esto del “Clear”, y estabas esperando a saber cuáles o qué cosas podrían limpiarnos. Dependiendo de tu situación particular, puede que requieras una combinación de las siguientes opciones y aplicadas o relacionadas a los aspectos que son más conflictivos y dolorosos para ti. 

Todos los puntos de la lista presuponen algún tipo de placer al llevarlos a cabo, así que se transformarán en hábitos casi con seguridad. 

Al igual que en el caso anterior, la lista que sigue no es exhaustiva así que te invito a compartir alguna idea que tengas en el área de los comentarios. Comencemos. 

Hablar de tus problemas con alguien

En algunos casos, puede que ese “alguien” debe ser un terapeuta profesional. Pero en general, tener un amigo o familiar que nos escuche siempre será positivo y contribuirá a mantenernos emocional y mentalmente limpios. 

Ten en cuenta que ese “alguien” puede ser “algunos” si lo prefieres pero por favor, que no sean más de dos personas. Contarle tus problemas a todo el mundo no te limpiará más y por el contrario, te hará más vulnerable socialmente. Evítalo. 

Darte un gusto de vez en cuando

Yep. Tal como lo lees. Casi casi por obligación, este apartado debe estar en tu presupuesto de gastos, aunque estés en una situación de crisis económica. De hecho, si tienes dificultades con el dinero, con más razón debes hacerlo. 

No es necesario que viajes al caribe cada dos por tres. Los gustos “sencillos” y compartidos con las personas que quieres, son los que más recordarás con el paso del tiempo, y le dan un sabor especial a tu vida. 

Comprarte ropa nueva

Este punto es especialmente poderoso, si el “cuarto” que tienes muy sucio es el de la autoestima. Tomo la idea de Og Mandino (él la sugiere en uno de sus libros), y me tomé el trabajo de ponerla a prueba. 

Créeme, vestir “ropas nuevas” no sólo es gratificante, ¡es terapéutico! Ahora bien, no quiero decir que vayas a cada rato a comprarte cosas. Con un par de calcetines es suficiente. El resto te lo dejo a tu criterio y posibilidades. 

Mirar un documental

Sobre animales, el clima o el universo. O personajes de la historia. Algo que implicque algún aprendizaje y te permita enriquecerte. 

Y si puedes, ya que estamos en plan de “LIMPIEZA”, evita los documentales que impliquen la palabra “Tabú”, “Narcotráfico”, “Trata de blancas” o aquellos que hablen de cosasa feas en el mundo. Puedes mirarlo si quieres…, pero ya no será bajo el pretexto de hacer un “Clear”. ¿Me explico? 

Ir al cine o leer un libro

Yo, recomiendo ambas cosas. Además del aprendizaje y el obvio entretenimiento que obtienes, consigues algo más que es particularmente interesante para mi: poner en pausa tu vida. 

Al hacerlo, te tomas un respiro de tus propias circunstancias, mantienes el ego bajo control y evitas desmoralizarte si estás atravesando alguna dificultad importante. Vamos…, es necesario. Es un CLEAR perfecto. 

 

Una crítica de un lector

Antes de despedirme, se me hizo buena idea compartirte el comentario de un lector que me dijo -palabras más, palabras menos-, que esto de la limpieza era más de lo mismo, una lista de “cosas buenas” que es “bueno hacerlas” de vez en cuando, y que en realidad no aportaba nada nuevo. 

La respuesta a este cuestionamiento (que ya le hice llegar), es la siguiente: SÍ (tiene razón) y NO (no la tiene) 

“SÍ”, porque es posible tomar estos ejemplos que te compartí como más de lo mismo, como él expresó: “…una lista de cosas buenas…” y poco más. 

“NO”, porque esas cosas buenas, nadie las tiene en cuenta como un “Clear” de forma natural. Por ejemplo, un vendedor de autos (de seguros, de servicios financieros o de lo que quieras) que se le dificulte mucho su trabajo, JAMÁS pensaría en hacer estas “cosas buenas” como parte de una estrategia para llegar al éxito, ¿me explico? 

El vendedor tomaría más cursos de ventas, quizás trabajaría más duro y quien sabe si logre aumentar su tasa de conversión (Ventas obtenidas, dividido por número de entrevistas, multiplicado por cien) haciendo eso. Puede que sí, o puede que no. 

Pero independientemente del resultado, un Vendedor que está sucio (recuerda: mental y/o emocionalmente hablando) siempre sufrirá un desgaste extra en su trabajo, y no entenderá cómo hacen otros colegas para vender lo mismo o más, con muchísimos menos esfuerzo. 

A este ejemplo del Vendedor, puedes extrapolarlo al área que te guste: deportes, salud, vida social, dinero, etc. Siempre funciona y por ende, ¡siempre será mejor estar limpio que sucio! 🙂 

Recuerda, el objetivo que tiene este artículo, es subrayar la importancia de que pongas tu enfoque en una buena limpieza emocional y mental, antes de pensar o ponerte a trabajar en aquellas cosas que pretendes conseguir en el año que está comenzando. 

 

¡Hasta pronto!

Federico