Seleccionar página

El día de ayer participé como invitado en un programa de radio de Denver, Estados Unidos. Pero lo que quiero comentar, es que sucedió algo curioso. La producción del programa me informó que querían entrevistarme en relación a mis libros, los dos que tengo publicados y también, si podía adelantar algo del próximo libro que estoy por difundir. Les contesté que encantado. Llegó el día, hicimos las pruebas técnicas necesarias unos treinta minutos antes, y ya estaba listo.

El locutor comenzó a hablar, saludó a la audiencia y me presentó a mí y a otro panelista. Lo curioso fue cuando presentó el tema del que iban a hablar: “El Amor”. Como además de radio, la transmisión también salía en vídeo y quedaría grabada, puse mi mejor cara de “pocker” hasta que fuimos a un corte comercial.

¿El amor? ¿Tendría que hablar sobre el amor? Lo más rápido que pude durante los dos minutos que duraban los comerciales, tomé nota mental de los potenciales temas que podría desarrollar cuando comenzaran las preguntas. Para mi buena fortuna, el bloque siguiente comenzó a hablar el otro panelista, con lo que alcancé a meterme muy bien en el tema y además, se me hizo muy interesante.

Cuando llegó mi turno, después del segundo bloque comercial, mis pensamientos fluían sin ningún inconveniente. Un enlace muy simple del tipo: “…escribir un libro es un acto de amor…”, me abrió las puertas a un tema sumamente amplio y enriquecedor, tan vigente e importante como lo es la sexualidad humana. A continuación, algunas conclusiones:

 

El amor más importante

PNL y amor No cabe ninguna duda acerca del tipo de amor que ocupa el primer lugar. El amor a NOSOTROS MISMOS es la primera puerta de las bendiciones y todo lo bueno que hay en la vida. De este primer primer paso, se desprende todo lo demás: la autoestima, las ganas de mejorar en todos los ámbitos, la salud mental y física, etc.

Hay una pregunta que en su momento, a mí me hizo reflexionar mucho. Me la hicieron en un contexto de formación familiar, cuando desarrollábamos los principios de una sana educación para los hijos. Espero que a ti te haga pensar y reflexionar como sucedió conmigo:

¿Qué sacas de la olla?

¡Pero no creas que te la contestaré tan fácil! Vuelvo a repetirte: ¿Qué sacas de la olla? Tanto la pregunta como la respuesta correcta, tiene un gran impacto cuando hablamos del “Amor”, en todas sus facetas:

  • Amor Propio
  • Amor a la pareja
  • Amor a los hijos
  • Amor a la naturaleza
  • Amor a la vida

¿Sientes amargura en tu vida?

Creo que todos, en algún momento de nuestra existencia, nos hemos sentido inconformes e insatisfechos con nuestro entorno. Y ante esto algunos se entristecen (o de plano se deprimen), otros se enojan (buscando inconscientemente quién puede ser el culpable) y otros deciden hacer cambios.

Quiero asegurarte que sea cual fuere tu caso, está bien. Así eres tu y si no aceptas la emoción que tienes al respecto, no solo que te estás alejando de la solución, sino que estás haciendo el problema más grande. Aceptar lo que sientes, aunque pudiera parecerte “incorrecto”, es un reflejo del amor que sientes por ti mismo/a.

 

El primer paso a la solución (y muchas veces, el último)

En la mayoría de los casos (el 99.99%), la amargura en tu vida desaparecerá al encontrar un amante. ¿Tan simple como eso? ¡Desde luego! Tan simple como lo estás leyendo. Para matizar este punto, quiero aclararte que en algunas personas, un amante será una persona con la que tiene una relación constructiva, armónica y amorosa. Pero un amante también puede ser muchas otras cosas. Veamos:

  • Aprender a pintar
  • Bailar todos los fines de semana
  • Visitar a todos los amigos que hace tiempo que no ves
  • Escribir poemas, cuentos o novelas
  • Cantar o aprender a cantar, si es que no lo haces
  • Leer un libro
  • Un día de pesca con los amigos
  • Lo que tu quieras

El desgano y apatía que sientes muchas veces, proviene de que aún no has encontrado aquello que te apasiona y te divierte, ese “condimento” especial que le da sabor y color a tu vida.

Y déjame decirte algo. Muchas veces las personas sienten que no pueden “buscarse un amante” por que están viviendo situaciones problemáticas como deudas, separaciones o búsquedas de empleo. Pero…, ¿deberle al banco o a la tarjeta de crédito es un justificante para no apreciar el milagro de un día nuevo?

Búscate un amante y si no te alcanza con uno, ¡entonces búscate dos! O los que creas necesarios. Al estar bien, feliz y pleno, comenzarán a ocurrir los verdaderos milagros en tu vida.

La PNL y el Amor se complementan muy bien, como un amante contigo.

 

Respuesta a la pregunta “¿Qué sacas de la olla?”:

“Lo que hay”

Abrazo Grande!!!

Fede

Website Security Test